Saltar al contenido
Tu Universo Interior

Cómo funciona el KARMA ¿Cómo puedo limpiarlo?

El Karma

¿Qué es el Karma y como funciona?

El karma es una ley mecánica, es el concepto espiritual de la misma Ley de causa y efecto. Y son leyes que permiten que todo se cumpla de acuerdo al orden cósmico divino, por eso vemos que las galaxias no colisionan entre ellas, los sistemas solares y sus planetas también mantienen un orden, de igual manera nosotros también nos debemos a esas leyes.

Así que nuestra vida es regida por leyes como, la ley de gravedad, la ley de recurrencia, la ley del péndulo o de los opuesto, la ley del karma y del dharma, siendo esta última importante que comprendamos, pues de ella depende muchas cosas en nuestra vida.

El Karma y el Dharma son dos leyes hermanas; Una cobra nuestras deudas y la otra nos recompensa.

Somos un espíritu que se desenvuelve dentro de una materia, y antes de tener este cuerpo físico teníamos otro, a esto se le llama la ley del retorno, retornan los días, retornan los meses, retornan las horas también nosotros retornamos, nos llega el momento de morir y luego nos llega nuevamente el momento de nacer.

¿Cómo eliminar deudas karmicas?

No existe efecto sin causa ni causa sin efecto. Lo importante es reconocer las deudas, (el karma de una persona), y no quejarnos, menos verla como si fueran una tragedia, luego debemos trabajar en limpiarlas o pagarlas mediante el servicio humanitario u obras de caridad.

Enfocándonos en lo que queremos lograr, por ejemplo, si deseamos tener un hogar armonioso debemos ayudar a que otros hogares tengan armonía, si deseamos que en nuestra vida haya dinero y abundancia debemos ayudar para que otros tengan dinero y abundancia.

Si queremos amor debemos dar amor, y de esta manara nos ponemos en vibración con lo que queremos, pagamos las deudas que nos tienen padeciendo y el universo nos concede la gracia de aquello que necesitamos.

La Ley del Karma o ley de causa y efecto, es la misma ley de compensación, son leyes que sostienen el universo. Es consciencia en acción.

Por este motivo debemos comprender que todo cuanto sucede en nuestra vida, que en ocasiones consideramos mala o buena se debe a una de esas leyes conocida como la ley de causa y efecto.

Esto nos quiere decir qué diariamente en nuestra vida debemos estar haciendo estudio constante, analizando lo que hemos hecho en nuestra existencia, en el día, y lo que queremos conquistar.

El Karma para muchos sabios es conocido o considerado una medicina para nuestra alma, porque nos muestra las fallas cometidas y nos hace padecer por las mismas, con la firme intención de que reflexionemos, comprendamos y poder enmendar nuestros errores.

¿Cómo funciona el Karma?

Origen de un «Karma bueno» o un «karma malo». Cuando nacemos esta ley cósmica universal llamada “Karma” se ejecuta en nosotros para pagar deudas de una vida pasada donde hemos cometido errores con los demás y también con nuestro cuerpo mediante:

La genética:

Genes, viene de génesis, de origen, de principio, de esta manera la ley nos cobra karma mediante la genética, por eso vemos que en muchos casos nacen niños con ciertas enfermedades e incluso deformaciones en su cuerpo debido a alguna deuda pendiente de alguna vida pasada.

Esto a la vez sirve de aprendizaje para nuestro espíritu, por eso uno escucha a personas decir «Dios es injusto, por qué permitió que esa criatura naciera así» porque físicamente ven a un niño pero que el alma o espíritu de ese niño es un alma vieja.

Al comprender que esa alma necesita pagar una deuda y con él sus padres y parientes cercanos, ya dejamos de ver ese evento como una tragedia y nos disponemos a abrir nuestra mente y nuestro corazón para el aprendizaje que la vida nos quiere dar.

La personalidad:

La formación de nuestra personalidad desde el momento en que nacemos, también es determinante para pagar nuestras deudas karmicas, ya que en la personalidad encontramos una serie de complejos que quizás no nos dejan lograr ser lo que deseamos.

Por ejemplo; Una persona conflictiva por más que intenta hacer todo bien, comúnmente las puertas del éxito le son cerradas, esto se debe a que en existencia pasada hizo obstáculo para que otro surgiera.

Una persona muy enamorada, posiblemente le vaya mal en el amor debido a que probablemente no supo valorar al ser amado en vidas pasadas.

Sin embargo, estos aspectos de la personalidad se pueden modificar cuando comprendemos que nuestra forma de ser es un obstáculo para lograr nuestras metas y lo que es peor, no nos permite ser felices.

Karma familiar:

En este punto es importante que sepamos que por alguna razón las leyes divinas nos enviaron a determinado grupo familiar, y no a otro, esa es la razón por la cual algunos nacen en familias muy armoniosas y otros en familias muy conflictivas.

En ocasiones dos personas que en existencias pasadas se odiaron a muerte, en esta los pueden enviar como padres e hijos, con la finalidad de que podamos transcender esa deuda y se creen lazos de amor.

Es interesante que estudiemos las características de nuestro núcleo familiar para luego comprender el por qué incluso de nuestra forma de ser.

Karma individual:

Es la deuda personal que cada uno de nosotros trae de vidas pasadas y algunas otras contraídas en esta existencia, por ejemplo: Si en la vida pasada fuimos un derrochador, en esta existencia nos tocará conseguir el pan de cada día con mucho esfuerzo, si fuimos infiel nos serán infiel, e incluso nos cueste conseguir el amor de nuestra vida.

Si fuimos grosero, maldiciente, chismoso, calumniador, corresponde venir con problemas del habla y hasta mudo, si robamos, lo más seguro siempre nos veremos envuelto en situaciones donde nos roben.

Si cambiamos la forma de ver la vida, lo que nos sucede y acontece en nuestro entorno, empezamos a obrar conscientemente, altruista y en pro de la armonía de la naturaleza, de nuestros semejantes, representará un cambio también en nuestra propia vida.

Karma mundial, nacional y Regional: Son el Karma que nos corresponde vivir colectivamente producto de errores comunes como; la contaminación, las guerras etc. y un ejemplo sería el caso de un desastre natural en el cual todos nos veamos afectados.