Saltar al contenido
Tu Universo Interior

Cómo orar correctamente para que tus peticiones sean escuchadas

como orar

¿No recibes respuesta a tus peticiones? ¿Cómo estás haciendo tus oraciones? ¿Realmente sabes cómo orar? ¡Aprende cómo orar correctamente! Aquí te explicamos la forma aplicada en el Tibet, y que en la década de los setenta y ochenta fue causa de estudios y experimentos científicos, para lograr tener una conexión con la divinidad mediante la oración, estudiaremos las cinco formas de orar, porque si cambias la forma en como haces tus plegarias, recibirás realmente aquello que deseas.

Se ha realizado un estudio sobre la forma de hacer las plegarias en el occidente y han encontrado la combinación de cuatro maneras de orar más comunes empleadas que a continuación detallaremos.

Oración informal o coloquial:

Es aquella que no tiene ninguna preparación mística, que la usamos como una expresión ante algún evento, como cuando sentimos alguna apetencia y de forma coloquial oramos a Dios expresando «Dios quiero ese chocolate» o » Dios quiero tener dinero» raras veces al pedir de esta manera se cristaliza aquello que deseamos.

Oración de peticiones:

En este tipo de oración se elabora una serie de peticiones que normalmente deseamos que Dios, los ángeles o a quien le pedimos, nos concedan, pero casi siempre lo hacemos de forma imponente, donde pensamos que es una obligación de las jerarquías celestes concedernos las suplicas, y casi siempre se formula de la siguiente forma; «Dios todo poderoso te pido me concedas la sanación».

Sin embargo, aún falta ese resorte mágico que convierte a la oración en un acto místico de integración con Dios y con lo que deseamos, normalmente decimos; «Dios tu eres bueno,» «Dios eres bondadoso».

Oración ritualista: 

Esta formada como su nombre lo indica, por ritos donde una o mas personas participan de alguna ceremonia en especial donde se hagan las oraciones.

Oración meditativa:

Es aquella donde no emitimos palabras, donde guardamos silencio y nos mostramos reflexivos y desde ese estado de reflexión pedimos el auxilio de dios, desde el silencio y la reflexión.

Esta es la combinación de las cuatro formas de orar más empleadas en el occidente del planeta, a continuación, compartiremos un tipo de oración practicada en el Tíbet y que ha sido motivo de estudio y experimentos científicos en la década de los setenta y ochenta.

La otra forma de orar

Es un método de oración basada en el sentimiento, que significa sentir como si ya hubiese sido respondida, es imaginar y sentir todo aquello que deseamos, y visualizar el resultado final que queremos obtener, de esta manera con nuestra mente, nuestra imaginación y nuestros sentimientos le damos fuerza a nuestras peticiones, las cuales brotan de nosotros con tanta fuerza y energía que se convierten en un reflejo de lo que queremos, atrayendo hacia nosotros lo que estamos pidiendo.

En la década de los setenta y ochenta esta forma de hacer las peticiones fue sujeta a experimentos en veinticuatro ciudades de Estados Unidos, donde los participantes que realizaban estas prácticas se les pedía evocar sentimientos de paz, teniendo resultados extraordinarios.

Durante los días en que se realizaban estos experimentos, se logró notar que el índice de crímenes, accidente de tránsito y delincuencia disminuyo, este experimento fue realizado varias veces a fin de dejar registrado la documentación de tal experimento y constatar la veracidad del mismo, fue llamado; «Proyecto internacional de paz en el medio oriente»

Por lo tanto, si queremos que nuestras oraciones se cristalicen en este plano físico de acuerdo como la estamos pidiendo, no es ni necesario gesticular verbalmente, sino integrarnos profundamente con aquello que deseamos, imaginándolo y sintiéndolo como si ya lo tuviéramos.